Mano invisible

En el mundo de la economía, existe un concepto que ha sido objeto de discusión y debate: la famosa “mano invisible”. Este término, acuñado por Adam Smith en su obra La riqueza de las naciones, hace referencia a una fuerza misteriosa y poderosa que actúa en el mercado para equilibrar la oferta y la demanda, sin que ninguna intervención externa sea necesaria. Sin embargo, ¿qué hay realmente detrás de esta mano invisible? ¿Es realmente un fenómeno infalible y beneficioso para todos? En este artículo exploraremos a fondo el concepto de la mano invisible, analizando sus fundamentos, críticas y su impacto en el mundo actual. Prepárate para adentrarte en un fascinante viaje por los entresijos de la economía y descubrir si la mano invisible es más que una simple metáfora. ¡Acompáñanos en este recorrido y desvela los secretos de la mano invisible!

La fuerza invisible que aporta equilibrio al libre mercado

Más de 1,8 millones de profesionales utilizan CFI para aprender contabilidad, análisis financiero, modelado y más. Comience con una cuenta gratuita para explorar más de 20 cursos siempre gratuitos y cientos de plantillas financieras y hojas de trucos.

¿Qué es la “Mano Invisible”?

El concepto de “mano invisible” fue inventado por el pensador de la Ilustración escocesa. Adam Smith. Se refiere a la fuerza invisible del mercado que equilibra el mercado libre con la oferta y la demanda a través de las acciones de individuos interesados.

El concepto fue introducido por primera vez por Smith en 1759 en La teoría de los sentimientos morales y lo utilizó nuevamente en su libro de 1776 Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones. que los individuos que actúan en un mercado libre y persiguen sus propios intereses maximizan en última instancia la utilidad social. Además, los beneficios del libre mercado son máximos y mayores que los de una economía planificada regulada.

Mano invisible

Según la teoría, la motivación para maximizar las ganancias es lo que impulsa una economía libre. Cada individuo crea una demanda u oferta en su propio interés que obliga a otros a comprar o vender bienes o servicios. A cambio, recibe o paga una compensación y una de las partes obtiene beneficios. En este proceso de intercambio en una economía libre, los recursos se distribuyen de la manera más eficiente.

La teoría de la mano invisible básicamente intenta transmitir que cuando todos los individuos en la economía actúan en su mejor interés sin ninguna intervención, el resultado es automáticamente el mejor interés de la economía. Los resultados siempre serán mejores que los de una economía centralmente planificada y regulada.

Si a cada consumidor se le permite decidir qué y cuánto comprar, y cada productor es libre de elegir la cantidad de producción, la tecnología y los precios, esto será beneficioso para la economía en su conjunto. Los productores utilizarían un método de producción eficiente para reducir costos y cobrar precios bajos para maximizar las ventas. Los consumidores comprarían a vendedores que ofrecieran el precio más bajo. Además, los inversores invertirían en industrias que maximicen sus rendimientos. Todo esto sucedería automáticamente si se liberara la economía.

¿Quién fue Adam Smith?

Adam Smith fue un economista, filósofo y autor escocés del siglo XVIII. Desempeñó un papel clave en la Ilustración escocesa y es conocido por dos de sus clásicos: La teoría de los sentimientos morales (1759) y Una investigación sobre la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones (1776). Sus sugerencias se reflejan y discuten en los trabajos de economistas revolucionarios como Karl Marx, David Ricardo, Milton Friedman y John Maynard Keynes.

Concepto de laissez-faire

La teoría de la mano invisible gira en gran medida en torno al concepto de laissez-faire. Este concepto sigue el principio de dejar que las cosas sigan su curso sin interferir. Según el laissez-faire, cuanto menos participe el gobierno en las decisiones políticas, mejor será la economía. El supuesto subyacente del concepto es que, en última instancia, prevalece el “orden natural”. El bienestar social se maximiza cuando la economía no está regulada.

La economía keynesiana y la Gran Depresión

La economía keynesiana, al menos el trabajo original que surgió directamente de la Teoría General de Keynes, no rechazó por completo la mano invisible. Sin embargo, los keynesianos cuestionaron su validez a corto plazo, particularmente en tiempos de recesión. Keynes creía que la única manera de salir de una economía que luchaba contra la recesión era la intervención gubernamental mediante una expansión del gasto público.

La crisis económica mundial a principios del siglo XXTh El siglo XX fue la peor recesión de la historia moderna. En ese momento, las teorías económicas de libre mercado existentes resultaron incapaces de explicar las causas de tal colapso o de encontrarle una solución política.

En este punto, John Maynard Keynes pasó a primer plano con su nueva y contradictoria teoría. Keynes creía que la demanda agregada –medida como la suma del gasto de los hogares, las empresas y el gobierno– era la fuerza impulsora de una economía. También creía que los mercados libres nunca se equilibrarían por sí solos para lograr el equilibrio del pleno empleo. Para que una economía saliera de la recesión y estimulara la demanda agregada, Keynes ordenó una expansión del gasto público. Esto podría ayudar a lograr el pleno empleo y la estabilidad de precios.

Lecturas relacionadas

CFI es el proveedor oficial del programa de certificación global Financial Modeling & Valuation Analyst (FMVA)®, diseñado para ayudar a cualquier persona a convertirse en un analista financiero de clase mundial. Para continuar aprendiendo y avanzando en su carrera, consulte los siguientes recursos financieros gratuitos:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link