Empresa conjunta inmobiliaria

En el mundo empresarial, la colaboración y la asociación estratégica son claves para alcanzar el éxito. En el sector inmobiliario, no es diferente. Una de las formas en que las empresas del ramo pueden maximizar sus oportunidades y minimizar los riesgos es mediante la creación de una empresa conjunta inmobiliaria. En este artículo, exploraremos qué es una empresa conjunta inmobiliaria y por qué se ha convertido en una estrategia cada vez más popular en el mercado. Descubriremos los beneficios que ofrece esta forma de asociación y cómo puede ayudar a los actores del sector inmobiliario a alcanzar sus objetivos con mayor eficacia. ¡Sigue leyendo para descubrir cómo una empresa conjunta inmobiliaria puede transformar tu negocio y abrir nuevas puertas en el apasionante mundo de los bienes raíces!

La estructura más común en el desarrollo inmobiliario.

Más de 1,8 millones de profesionales utilizan CFI para aprender contabilidad, análisis financiero, modelado y más. Comience con una cuenta gratuita para explorar más de 20 cursos siempre gratuitos y cientos de plantillas financieras y hojas de trucos.

¿Qué es una empresa conjunta (JV) de bienes raíces?

Una empresa conjunta (JV) de bienes raíces es un acuerdo entre múltiples partes que trabajan juntas y reúnen recursos para desarrollar un proyecto inmobiliario. La mayoría de los grandes proyectos se financian y desarrollan a través de empresas conjuntas inmobiliarias. Las empresas conjuntas permiten a los operadores inmobiliarios (individuos con amplia experiencia en la gestión de proyectos inmobiliarios) asociarse con financistas inmobiliarios (empresas que pueden proporcionar capital para un proyecto inmobiliario).

El principio básico de una empresa conjunta inmobiliaria se puede ilustrar con el siguiente ejemplo. La empresa X posee una propiedad en la ciudad de Los Ángeles. Sin embargo, la empresa X tiene su sede en Nueva York. John nació y creció en Los Ángeles. John también vive al lado de la propiedad. A la empresa X le gustaría desarrollar la propiedad y construir allí un edificio de oficinas. La empresa X forma una empresa conjunta con John, donde la empresa X se hace cargo del capital y John aporta la experiencia.

¡El Corporate Finance Institute® ofrece un curso de Modelado financiero inmobiliario si busca experiencia práctica trabajando en modelos inmobiliarios!

Empresa conjunta inmobiliaria

Obtenga más información en nuestro curso de Modelado financiero inmobiliario.

Los diferentes actores de una empresa conjunta inmobiliaria

Como se mencionó anteriormente, la mayoría de las empresas conjuntas de bienes raíces constan de dos partes separadas: el miembro operativo y el miembro patrimonial. El miembro operativo suele ser un experto en proyectos inmobiliarios y es responsable de las operaciones y gestión diarias del proyecto inmobiliario. Un miembro de operaciones típico suele ser un profesional de la industria inmobiliaria con gran experiencia y capacidad para buscar, adquirir, gestionar y desarrollar un proyecto inmobiliario. El inversor suele financiar gran parte del proyecto o incluso el proyecto completo.

En una empresa conjunta de bienes raíces, cada miembro es responsable de las ganancias y pérdidas relacionadas con la empresa conjunta. Sin embargo, esta responsabilidad sólo se extiende al proyecto respectivo para el cual se fundó la empresa conjunta. Además, la empresa conjunta está separada de los demás intereses comerciales de los miembros.

Esto se trata en el curso de modelos financieros inmobiliarios de Finanzas.

Estructura de una empresa conjunta inmobiliaria

En la mayoría de los casos, el miembro operativo y el miembro patrimonial de la empresa conjunta inmobiliaria establecen el proyecto inmobiliario de forma independiente. Compañía de responsabilidad limitada (GMBH). Las partes firman el acuerdo de empresa conjunta, que detalla los términos de la empresa conjunta. tales como su objetivo, aporte del miembro del capital, forma de participación en las ganancias, delegación de la responsabilidad de gestión del proyecto, derechos de propiedad sobre el proyecto, etc.

Sin embargo, una empresa conjunta de bienes raíces no se limita a una LLC. Se pueden utilizar corporaciones, sociedades y otros acuerdos comerciales para formar una empresa conjunta. La estructura exacta de la JV determina la relación entre operador e inversor.

Aspectos clave de un acuerdo de empresa conjunta inmobiliaria

Un acuerdo de empresa conjunta inmobiliaria incluye los siguientes factores:

1. Distribución de ganancias

Una distinción importante al redactar los términos de una empresa conjunta es cómo los miembros distribuirán las ganancias generadas por el proyecto. La compensación no necesariamente tiene que distribuirse equitativamente. Por ejemplo, los miembros más activos o los miembros que han invertido más en el proyecto pueden recibir una mejor compensación que los miembros pasivos.

2. Aporte de capital

El acuerdo de JV debe especificar el monto exacto de contribución de capital que se espera de cada miembro. Además, también deberá hacerse constar cuándo vence este capital. Por ejemplo, un propietario de capital puede aceptar aportar el 25% del capital requerido, pero sólo si esta contribución se produce en la etapa final del proceso de desarrollo (recepción final de fondos).

3. Gestión y control

Se espera que el acuerdo de JV detalle la estructura precisa de la JV y las responsabilidades de ambas partes con respecto a la gestión del proyecto inmobiliario de JV.

4. Mecanismo de salida

En un acuerdo de JV, es importante detallar cómo y cuándo finalizará el JV. Normalmente, lo mejor para ambas partes es que la disolución de la JV sea lo más económica posible (es decir, evitar honorarios legales, etc.). Además, el acuerdo de JV también debe enumerar cualquier evento que podría permitir a una o ambas partes desencadenar una terminación anticipada de la JV.

Obtenga más información en nuestro curso de Modelado financiero inmobiliario.

Razones para establecer empresas conjuntas

Los socios promotores inmobiliarios forman empresas conjuntas por las siguientes razones:

1. Suplementos

Los socios administradores aportan experiencia en la industria e invierten tiempo y esfuerzo en la gestión del proyecto, mientras que los socios comanditarios proporcionan el capital necesario para financiar el proyecto.

2. Incentivos

Los socios gestores suelen recibir beneficios desproporcionados para motivarlos a trabajar duro.

3. Estructuras

Los inversores tienen responsabilidad limitada y preferencia de liquidación en caso de que se liquiden los activos de la sociedad.

Otros usos de los acuerdos de colaboración conjunta

Un acuerdo de empresa conjunta también permite a las empresas participar en proyectos de inversión en los que normalmente no podrían participar. Principalmente, permite a una empresa (empresa de origen) invertir en proyectos en otros países mediante la creación de una empresa conjunta con un socio local. En este caso, la empresa de origen puede ser un socio operativo o un accionista de capital.

Muchos países imponen restricciones a la entrada de extranjeros al mercado inmobiliario nacional. En tales casos, celebrar un acuerdo de empresa conjunta con una empresa nacional suele ser la única forma de ingresar al país.

Lecturas relacionadas

Gracias por leer la guía de Finanzas sobre empresas conjuntas de bienes raíces. Para obtener más información sobre bienes raíces y financiamiento comercial, consulte los siguientes recursos de CFI:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link