control de estímulo

El control de estímulo juega un papel fundamental en nuestra capacidad de manejar la cantidad abrumadora de información que recibimos a diario. En un mundo cada vez más digitalizado, donde las notificaciones y distracciones están a solo un clic de distancia, aprender a controlar nuestra atención se vuelve esencial. En este artículo, exploraremos qué es el control de estímulo, por qué es importante y cómo podemos aplicarlo en nuestras vidas para mejorar nuestra productividad y bienestar. ¡Prepárate para descubrir las herramientas y técnicas que te ayudarán a tomar el control de tu atención y concentración!

Un cheque a los contribuyentes destinado a estimular el gasto de los consumidores

Más de 1,8 millones de profesionales utilizan CFI para aprender contabilidad, análisis financiero, modelado y más. Comience con una cuenta gratuita para explorar más de 20 cursos siempre gratuitos y cientos de plantillas financieras y hojas de trucos.

¿Qué es un control de estímulo?

Un cheque de estímulo es un cheque enviado por un gobierno a los consumidores que pagan impuestos. Los cheques de estímulo se emiten para estimular la economía proporcionando a los consumidores fondos para gastar. El gasto del consumidor es una parte esencial de una economía sana y normalmente disminuye en tiempos de incertidumbre económica. Por lo tanto, el gobierno implementará medidas de estímulo para mantener positivas las perspectivas de los consumidores y fomentar el gasto.

control de estímulo

Verificación de estímulo

Un cheque de estímulo se enviará por correo a los contribuyentes o se entregará como un crédito fiscal equivalente. Si no se pagan impuestos, los cheques generalmente se aplican automáticamente al monto pendiente.

Los controles de estímulo son una forma de política fiscal, lo que significa que es una política a través de la cual el gobierno intenta influir en la situación económica de un país.

Política financiera

La política fiscal se refiere a las políticas fiscales y de gasto del gobierno que influyen en la situación económica general de un país. A diferencia de la política monetaria, la política fiscal no está vinculada al banco central de un país. Más bien, es una política emitida por el propio gobierno. El gobierno utiliza la política fiscal de diversas maneras, tales como:

En determinadas situaciones económicas, un gobierno puede recurrir a algunas medidas para evitar que la economía se sobrecaliente o caiga en recesión. En el caso de una economía sobrecalentada, un gobierno puede actuar mediante una política fiscal contractiva reduciendo el gasto público y aumentando los impuestos para enfriar la economía.

Durante una recesión, un gobierno puede actuar mediante una política fiscal expansiva aumentando el gasto público y reduciendo los impuestos para estimular la economía.

Un control de estímulo puede verse como una forma de reducción de impuestos para estimular el consumo.

Impacto de los controles de estímulo

Como se mencionó anteriormente, un control de estímulo puede verse como una forma de reducción de impuestos. El gobierno puede reducir los impuestos para estimular el consumo y el ahorro entre empresas y consumidores.

Durante una recesión, un paquete de estímulo puede alentar a las empresas y a los individuos a invertir o gastar más con su mayor ingreso disponible. Con un mayor consumo, la demanda aumenta y, a cambio, las empresas emplearán a más trabajadores. Con una mayor demanda de mano de obra, los salarios aumentarán, lo que a su vez impulsará el consumo en un círculo virtuoso.

Controles de estímulo en la práctica

El gobierno de Estados Unidos utilizó paquetes de estímulo durante la crisis financiera mundial de 2008. Distribuyó los cheques para mantener la tasa de desempleo por debajo del 8%. Los cheques fueron enviados a personas con ingresos calificados de al menos $3,000.

En 2020, con el brote de COVID-19 y el posterior cierre de muchas actividades económicas, Estados Unidos volvió a entregar un cheque de estímulo a los hogares consumidores.

Efectividad de los controles de estímulo

En 2008, varios estudios encontraron que los paquetes de estímulo, combinados con otras medidas de política fiscal y monetaria, fueron eficaces para reducir la tasa de desempleo y aumentar el PIB. Sin embargo, no se pudo evaluar de forma concluyente en qué medida el efecto positivo puede atribuirse a los propios controles.

Los controles de estímulo se emiten bajo el supuesto de que se utilizarán para gastar o alentar a los consumidores a gastar más. Sin embargo, puede que este no sea siempre el caso, y los consumidores pueden optar por ahorrar el dinero o utilizarlo de formas que no contribuyan directamente a aumentar el empleo o el PIB.

Además, el gobierno que emite un cheque de estímulo debe asumir una gran carga de deuda para emitir los cheques. En EE. UU., por ejemplo, el control de estímulo COVID-19 de 2020 fue parte de uno Proyecto de ley de ayuda económica de 2,2 billones de dólares. Esto plantea un riesgo futuro para los gobiernos que ya tienen niveles de deuda extremadamente altos o economías inestables.

Otras opciones

Los gobiernos pueden introducir varias alternativas a los controles de estímulo que sean potencialmente más efectivas, como:

  • Permitir aplazamientos de impuestos
  • Aplazamientos de préstamos
  • Aumento del gasto en proyectos gubernamentales.
  • Apoyo a industrias específicas más afectadas

Más recursos

CFI es el proveedor oficial de la global Analista de crédito y banca comercial (CBCA)™ Programa de certificación diseñado para ayudar a cualquier persona a convertirse en un analista financiero de primer nivel. Para avanzar aún más en su carrera, los siguientes recursos adicionales de CFI le resultarán útiles:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link