coeficiente beta

¿Estás buscando una forma de medir el riesgo de una inversión? Entonces, el coeficiente beta es una herramienta fundamental que no puedes ignorar. En el mundo de las finanzas, este indicador juega un papel crucial al evaluar la volatilidad de una acción o un portafolio de inversiones. ¡Acompáñanos en este artículo y descubre todo lo que necesitas saber sobre el coeficiente beta!

Una medida de la sensibilidad de un valor a los movimientos en el mercado general.

Más de 1,8 millones de profesionales utilizan CFI para aprender contabilidad, análisis financiero, modelado y más. Comience con una cuenta gratuita para explorar más de 20 cursos siempre gratuitos y cientos de plantillas financieras y hojas de trucos.

¿Qué es el coeficiente beta?

El coeficiente beta es una medida de la sensibilidad o correlación de una cartera de valores o inversiones a los movimientos en el mercado general. Podemos derivar una medida estadística del riesgo comparando los rendimientos de un valor/cartera individual con los rendimientos del mercado en general y determinando la proporción de riesgo que se puede atribuir al mercado.

coeficiente beta

Riesgo sistemático versus no sistemático

Podemos pensar en el riesgo no sistemático como un riesgo “específico de una acción” y en el riesgo sistemático como un “riesgo general de mercado”. Si solo tenemos una acción en una cartera, el rendimiento de esa acción puede variar mucho en comparación con la ganancia o pérdida promedio del mercado en general, como se refleja en un índice bursátil importante como el S&P 500. Sin embargo, a medida que sigamos añadiendo más acciones y ampliando la cartera, los rendimientos de la cartera se volverán cada vez más similares a los rendimientos del mercado en general. A medida que diversificamos nuestra cartera de acciones, se reduce el riesgo no sistemático “específico de las acciones”.

El riesgo sistemático es el riesgo subyacente que afecta a todo el mercado. Grandes cambios en variables macroeconómicas, tales como: Cargos por interesesLos cambios, como la inflación, el PIB o el tipo de cambio, son cambios que afectan al mercado en general y no pueden evitarse mediante la diversificación. El coeficiente beta relaciona el riesgo sistemático del “mercado general” con el riesgo no sistemático “específico de la acción” comparando la tasa de cambio entre los rendimientos del “mercado general” y el rendimiento “específico de la acción”.

El modelo de valoración de activos de capital (CAPM)

El modelo de valoración de activos de capital (o CAPM) describe el rendimiento de acciones individuales en función del rendimiento general del mercado.

coeficiente beta

Se puede pensar en cada una de estas variables utilizando el marco pendiente-intersección, donde Re = y, B = pendiente, (Rm – Rf) = x y Rf = intersección y. Las ideas clave que se pueden obtener de este marco incluyen:

  1. Se espera que un activo genere al menos un rendimiento libre de riesgo.
  2. Cuando la beta de una acción o cartera individual es igual a 1, el rendimiento del activo es igual al rendimiento promedio del mercado.
  3. El coeficiente beta representa la pendiente de la línea de mejor ajuste para cada par de retorno excedente Re – Rf (y) y Rm – Rf (x).

En el gráfico anterior, trazamos el exceso de rendimiento de las acciones versus el exceso de rendimiento del mercado para encontrar la línea que mejor se ajuste. Sin embargo, encontramos que esta acción tiene un valor de intercepto positivo después de contabilizar la tasa libre de riesgo. Este valor representa alfa, que es el rendimiento adicional esperado de la acción cuando el rendimiento del mercado es cero.

Cómo calcular el coeficiente beta

Para calcular la beta de una acción o cartera, divida la covarianza del exceso de rendimiento de los activos y el exceso de rendimiento del mercado por la varianza del exceso de rendimiento del mercado sobre el rendimiento libre de riesgo:

coeficiente beta

Ventajas de utilizar el coeficiente beta

Uno de los usos más populares de Beta es estimar el costo del capital (Re) en modelos de valoración. El CAPM estima la beta de un activo basándose en un único factor: el riesgo sistemático del mercado. El costo del capital social derivado del CAPM refleja la realidad en la que la mayoría de los inversionistas tienen carteras diversificadas de las cuales se han diversificado exitosamente los riesgos no sistemáticos.

En general, CAPM y Beta proporcionan un método de cálculo fácil de usar que estandariza una medida de riesgo en muchas empresas con diferentes estructuras de capital y fundamentos.

Desventajas de utilizar el coeficiente beta

La mayor desventaja de utilizar beta es que se basa únicamente en rendimientos pasados ​​y no tiene en cuenta información nueva que podría afectar los rendimientos futuros. Además, a medida que se recopilan más datos de rendimiento a lo largo del tiempo, la medida beta cambia y también el costo del capital.

Si bien el riesgo sistemático inherente al mercado tiene un impacto significativo a la hora de explicar la rentabilidad de los activos, ignora los factores de riesgo no sistemáticos específicos de la empresa. Eugene Fama y Kenneth French agregaron un factor de tamaño y un factor de valor al CAPM y utilizaron fundamentos específicos de la empresa para describir mejor los rendimientos de las acciones. Esta medida de riesgo se conoce como modelo de 3 factores de Fama-French.

Otros recursos

Gracias por leer la guía de Finanzas sobre el coeficiente beta. Para continuar aprendiendo y avanzar en su carrera, los siguientes recursos le serán útiles:

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link